HomeRecetas de CocinaTortilla abierta con espárragos, queso y trufa negra, un sencillo lujo para todos los paladares

Tortilla abierta con espárragos, queso y trufa negra, un sencillo lujo para todos los paladares

Estas últimas semanas que quedan para poder disfrutar de la trufa negra (Tuber melanosporum) las vamos a aprovechar, además de unos imprescindibles huevos fritos, espaguetis con su salsa cremosa y perfumada, tostadas con jamón ibérico, pizza… vamos a preparar recetas tan ricas como esta Tortilla abierta con espárragos, queso y trufa negra, un sencillo lujo que conquista a todos los paladares.

Nos parece un plato ideal para una relajada cena cualquier día de la semana, pues es un plato para disfrutar, se hace en poco más de diez minutos. Recomendamos utilizar espárragos verdes finos y preparar una tortilla también fina, hecha en una sartén grande para que quede bien cuajada, al menos a nosotros no nos gusta la tortilla semi-cruda, no es lo mismo la yema fluida que la clara sin cuajar, aunque sea mezclada con la yema, es otra cosa.

En cualquier caso, cada uno puede hacer la tortilla de espárragos, queso curado y trufa negra como prefiera, incluso cerrándola y envolviendo los espárragos con el queso fundido y rallando la trufa negra sobre ella antes de emplatar. Si os animáis a probar esta receta pero no sabéis dónde comprar Tuber melanosporum, os recordamos que nosotros la compramos a Bons Bolets y la podéis tener en 24 horas en casa.

Ingredientes (4 personas)
8 huevos trufados
un manojo de espárragos verdes finos
60 gramos aprox. de queso de oveja curado
c/n de sal marina
c/n de aceite de oliva virgen extra
c/n de trufa negra fresca (Tuber melanosporum)
c/n de pimienta negra recién molida
c/n de sal Maldon.
Elaboración
Los huevos trufados se tienen que preparar unos días antes poniéndolos en un recipiente cerrado con trufa negra fresca, explicamos más detalles en este post. De todos modos, puedes hacer esta tortilla sin trufar los huevos, pues luego quedará totalmente aromatizada con la trufa fresca.

Corta la base dura de los espárragos verdes, lávalos y escúrrelos bien. Pon a calentar la parrilla con un poco de aceite de oliva virgen extra y cocina los espárragos a fuego fuerte, añade sal y deja que se doren buen por fuera, quedando un poco tersos, con textura.

Corta el queso en lascas con ayuda de un pelapatatas o pelador de hortalizas, en su defecto, córtalo con una mandolina o con un cuchillo, debe quedar fino para que se funda con el calor de la tortilla.

Casca dos huevos por persona, añade sal al gusto y bátelos con un tenedor, como haces normalmente. Pon a calentar una sartén antiadherente con unas gotas de aceite de oliva virgen extra y cuando esté caliente, vierte el huevo batido.

Enseguida empezará a cuajar, así que ve disponiendo los espárragos a la parrilla de forma ordenada. Sobre los espárragos dispón las lascas de queso, mientras la tortilla termina de cuajar. Al hacerla en una sartén grande queda una tortilla fina y se hace enseguida.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *